Mi música


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

domingo, 31 de octubre de 2010

El mando a distancia...

Y cuándo comenzaron los mandos a distancia para los televisores?



Pues no tengo ni idea, pero sé que en principio fue toda una revolución tecnológica.


Eso de no tenernos que levantar del sofá para cambiar canales o moderar el volumen de la tele, eso….eso no tenía precio.


Pero lo que no sabíamos era que con esa revolución tecnológica también llegaría, la revolución en las casas.


Si, señores, lo que oyen… ¿Quién no ha tenido una pequeña o gran discusión por culpa del dichoso mando a distancia?


Os cuento un relato sobre el mismo.


Una familia compuesta por cuatro miembros, marido, mujer y dos hijos; una de 20 años y otro chico de 15. Familia normal, como cualquiera de este planeta.


Llega la noche y el marido, después de preparar la ropa para el día siguiente, se dispone a ver la tele. Se sienta en el sofá, coge el mando y va cambiando canales, para así decidir lo que va a ver. Ya tiene el poder en sus manos (eso dicen, no?).


Al poco entra la mujer, se acomoda en el otro sofá…éste un poco más incómodo. Quiere ver una serie del canal 5, pero ya, y de ante mano, sabe que querer no es poder, pero se resigna, como muchas otras veces.


Suena el timbre de la puerta, los dos se miran a ver quien hace la intención de abrir. Momento de silencio, nadie se levanta porque como se levante él pierde el poder. Al final es la mujer la que abre la puerta. Es el niño, ese de 15 años. Viene de estar con los amigos. También se sienta en el sofá y la madre la pregunta: _Dónde has estado mi vida?


Contesta el niño: _ mmmmmmmmmm qué?


La madre vuelve a hacer la misma pregunta: _ qué donde has estado? Ija que pezá eres, pos donde voy a estar? No me comas el tarro con tus preguntitas, y no llores… Papá hoy echan Física y Química y yo quiero verlo.


El padre lo mira de reojo, esa mirada ya implica que no, que tiene el poder en las manos y no hay nada que hacer.


El crío en plan rebelde dice: _que pezao eres tío, siempre hay que ver lo que tú quieras, es que los demás no tenemos derecho?


Mira hijo, dice el padre, cuando yo tenía tu edad no le hablaba así a mi padre, le tenía respeto.


Bueno y qué, contesta el hijo, hablo así porque tengo derechos, porque no voy a callarme, y porque el mando no tiene nombre.


Mientras discutían llega la hija de 20 años.


Mamá, mamá…he estado con Oscar, es guapísimo, cómo me gusta!!!.


La madre ya un poco cansada y empezándole a salir humo por las orejas dice: _ Ahora vendrás tú diciendo que quieres ver Gran Hermano, no?


Pues claro que si, dice la hija, o es que en esta puñetera casa no se puede ver nada? Además es que Juan ha hecho edredoning con Marta y lo quiero ver.


El salón se queda en silencio, parece que va a comenzar la guerra de los mandos.


El niño se pelea con la hermana porque dice que ese programa es basura, la hermana dice que lo que debería estar haciendo él es estudiar e irse a la cama que después le cuesta un huevo levantarse. Los dos se insultan cariñosamente.


Mientras la madre se va poniendo de todos los colores, pero predomina el rojo.


Y el padre? El padre tiene el poder y sabe perfectamente que dentro de pocos minutos cada cual se va a retirar del salón porque han perdido la batalla.

P.D.-Ningún parecido  tiene que ver con la realidad, vale??

67 comentarios:

  1. Jajaja Como la vida misma Princesa. Parece que te has pasado una noche por mi casa.

    Muy gracioso

    Mil besos lluviosos

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja, pues sí amiga, así es, pero al final sabes qué pasa?, pues...que hay una tele en cada habitación, y cada cual se refugia en su dormitorio para ver lo que le de la gana, y así, es como se empieza a perder el ver juntos la tele como antes, que sólo habían 2 cadenas, la primera y la segunda, en fín, a veces la tecnología no trae más que problemas. Un abrazo ventoso niña.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, has descrito lo que pasa en muchas casas, bueno en la mia no, porque como estoy sola si no me peleo con el perro, lo escojo yo,jejejeje.


    Besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Eso pasa por ver la tele. Aún hay algunos que pasamos bastante.

    Simpático escrito.

    ResponderEliminar
  5. Si es que en la vida, un mando a distancia, es un bien que escasea.. jajaja

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo te cuento mi propia historia, que es igual que la tuya, pero termina con que una noche el canal se cambiaba siempre a Tele 5, CSI, para más señas.
    Pues sí, mi hijo, con el dinero de su cumpleaños, se había comprado un mando universal, y lo llevaba siempre en el bolsillo. Ale, ¡a tomar por saco las discusiones!
    Siempre hay uno más listo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No se parecerá a la realidad pero es lo que pasa en todas las casas, jeje. Yo, harto de esas peleas y de que en mi casa solo sea vea fútbol y demás deportes peloteros, aproveché la reforma que mis padres hicieron en casa para que me pusieron toma de TV en mi habitación. Me compré una TV y aquí me pongo a ver lo que quiero menos pelotas y deportes peloteros, fin de las peleas, jejeje.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Olá Princesa,

    Queres saber como resolvi essa questão do comando da TV?

    Fácil!

    Uma TV para cada um! rsrsrsrs

    E prontos! Assunto encerrado! rsrsrsrs

    Mas, felizmente, aqui somos só três e os dois mais "velhos" partilham gostos mais ou menos comuns!!!

    Um abraço e até sempre,

    José Gonçalves
    (Guimarães)

    ResponderEliminar
  9. Ahora el mando en mi casa ya no lo tengo yo...cantaban en una chirigota y que verdad es que puede estallar la mundial en una casa por culpa del dichoso artilugio.
    Aunque prefiero el aparatejo a lo que me pasaba cuando era chica, que me tomaban a mí por el mando a distancia: "niña, cambia de canal, niña, ponlo más alto..."

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Nos hemos reido un monton con este comentario.
    REAL COMO LA VIDA MISMA.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, el error de la madre es levantarse para abrir al niño de quince años. Hasta que no se levante el padre, el niño se quedará fuera. Con esa actitud de la madre ya verías cómo as cosas cambiaban en esa casa. La niña de veinte años tiene muy mal gusto por quere ver Gran Hermano, aunque "Física y Química" tampoco es un hallazgo. Por cierto, exactamente no sé cuándo comenzaron los mandos pero en una película de los años cuarenta que ví hace poco el protagonista ya cambiaba la televisión, la encendía y la apgaba con un mando muy grande que llevaba un cable muy largo. Besos Princesa.

    ResponderEliminar
  12. inventos que traen repercursiones...malas

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja nos alegras la noche y mira por donde empieza la fiesta de haloween, deseo la disfrutes.
    feliz finde.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Cuando sólo había dos canales se apagaba o se encendía la tele, no había otra opción.
    Yo aprendí a apagar y ahora paso del mando, es como si apagase. Me voy a otra parte y me entretengo en otras cosas.
    Pero hasta hace poco era tal cual lo cuentas. Juer qué peleas. Y ganaba... no sé el menos atravesado cada noche o el más.
    Muy bueno Princesa, esa sonrisa son de las que no tienen precio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Hola, Princasa.

    Estoy frente al computador leyendo a mis amigos blogueros porque en estos momentos mi hija de 15 años... Tiene el poder.

    Gracias por visitarme, muy bueno tu relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, pero todo eso tiene solución. Quince televisores en casa y ya está :)

    ResponderEliminar
  17. nada que ver con la realidad?!!! es la pura realidad!!! excelente relato.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. jajajjaaj Excelente y real. Has recreado magníficamente una escena cotidina. Muy bueno! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Que buena entrada Princesita :)

    Bueno aca en casa gracias a DIOS cada habitación
    tiene su tele con su control asi que no paso por esas aventuras ...

    Que pases un noche tranquilita , te dejo un besote

    ResponderEliminar
  20. Princesa , no te falta ni buen humor ni realidad de la vida.
    Me alegra haberte conocido.
    Recie mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Hola Cipriano.
    Pues si, jajaj yo creo que en la mayoría de las casas, tampoco puedo generalizar, pasan estas cosas.
    Y noooooooo, no me pasé por tu casa, jajaj antes de ir siempre aviso, jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Conchi
    En casa también tenemos televisión y ordenador en cada habitación, pero sabes lo peor??? que los críos se vienen a mi cama para ver conmigo la tela, jajaja. Al final voe lo que ellos quieren, es decir, algo de basurilla. Pero le encantan esa situación de los tres juntos y no se lo puedo negar.

    Besos soleados

    ResponderEliminar
  23. Hola Pakiba
    Ten cuidado que con los tiempos que corren a lo mejor el perro también quiere tener el mando, jajajaj.

    Besitos y gracias por comentar

    ResponderEliminar
  24. Hola Mercedes
    Si, actualmente hay muchos que pasan de la televisión. No creas que yo tengo mucho tiempo para estar delante de ella, tampoco se me va la vida en ello.

    Besos y gracias

    ResponderEliminar
  25. Hola La sonrisa de Hiperión
    Pues si que escasea, debería haber más mando, pero no sólo en casa sino también es otros lugares.
    Buena ocurrencia.

    Besos y gracias

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, Mercedes muy buena historia.
    Eso pasa como en todo, siempre hay alguien más listo que se lleva el gato al agua, jajaja.
    Se ve que tu hijo es muy inteligente.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Hola JotaEfe
    Eso pasa en casa, que cada cual tiene su tele en la habitación porque cada cual tiene gustos diferentes.
    Pero con ello no acaba la comunicación también?

    Besitos!!!

    Ahhh que te cuides mucho, vale?

    ResponderEliminar
  28. Hola José, me alegra verte por aquí.
    Cómo está la familia?
    Pues eso hice en casa, ademas de los televisores poco a poco fui incorporando también los ordenadores, porque eso si que eran peleas, jajaja.

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  29. María, muy ocurrente comentario. No recuerdo lo de la chirigota, pero intentaré buscarla.
    A mi también me pasaba eso que como era la más pequeña me utilizaban como mando a distancia, jajaja.
    En fin...

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Hola Jesús, me alegra de que te hayas reído...esa era mi intención, jajaj.
    Vistes el correo?

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Hola Marcos, qué bien que estás aquí.
    Pues si tanto un programa como otro son odiosos para mi gusto, pero así son ellos.
    Estuve recopilando información sobre los mandos y efectivamente es como dices. Surgió en el año 1955 y creo que era con cable. Lo que no me acuerdo ahora es la marca que lo sacó por primera vez.

    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Hola Noelplebeyo...encantada de verte por aquí, espero que sigamos leyéndonos.
    Eso trae las nuevas tecnologías.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. Creo que eran "Los hijos secretos de Lola Flores"
    ¡Geniales!

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Hola Ricardo.
    No, no me gusta esta fiesta de Haloween, a ti si?
    Me alegro de que te gustara y poder sacar una sonrisa de tu boca.

    Besitos

    ResponderEliminar
  35. Hola Parker...no creas, yo también desaperezco y hago otras cositas. Casi no veo la tele, eso si...para mi es un somnífero y la necesito puesta para dormir, aunque no me entere de lo que estoy viendo.
    Eso querrá decir algo?
    Aunque cueste reír en ocasiones, es lo más sano porque alimenta el alma.

    Besos amiga

    ResponderEliminar
  36. Hola Rafael, jajaja.
    Los hijos ya empiezan a quitarnos el poder, jajaja.
    Así es la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. Hola Alfonso
    Eso es más o menos lo que ocurre en todos o casi todos los hogares, pero como dije antes...se pierde la comunicación.

    Besos

    ResponderEliminar
  38. Hola reltih, pues si, es la pura realidad...el día a día de muchos hogares.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Hola Alma, gracias y me alegra de que te haya gustado y reído.

    Besos

    ResponderEliminar
  40. Hola Patricia
    Tengo pendiente mandarte un correo contándote algo, pero ya lo haré...paciencia conmigo.
    Eso decía antes, en cada habitación un televisor y cada cual ve lo que quiere.

    Besos amiga mía

    ResponderEliminar
  41. Hola Sor Cecilia, te echaba de menos, pero entiendo tus múltiples tareas. Me alegro de que estés aquí, siempre a mi lado.
    El humor hay que sacarlo porque la sonrisa alimenta el alma y eso es lo que en estos momentos necesito.

    Un beso y mil gracias

    ResponderEliminar
  42. Gracias María, lo voy a buscar y ya te diré.

    Besos

    ResponderEliminar
  43. jajaja hola princesa , pues sí , supongo que es algo que debe de ocurrir , en mi caso no , si no deseo ver lo mismo ,me voy a ver la otra tele y allí si soy la dueña de mi mando.

    Que tengas un feliz día , besitos con cariño.Vicky.

    ResponderEliminar
  44. Hola Princesa, es un placer regresar a tú casa, vengo ligero de equipaje, para quedarme, gracias por tus bellas y sentidas letras, gracias, pasa un buen lunes, besos.

    ResponderEliminar
  45. Seguro que al final la batalla la gana el quinceañero. Ellos mandan. Yo tengo cedido el poder del mando a distancia, salvo cuando quiere dormir siesta.

    ResponderEliminar
  46. Pues esa situación me suena bastante y no se soluciona con más teles. Se trata de ver lo que uno quiera pero que los demás tambien lo vean, si no no tiene gracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Princesa...
    Ahora entiendo tu tristeza:
    ¡no disponer de recursos para comprar al menos una televisión por cabeza!
    Con su mando a distancia incorporado versus candado

    (Porque disponer de recursos y no comprarlas alegando un no sé qué de necesidad de dialogos familiares es una coña que no permitiré)

    Dos besos
    al + mc

    (y va de coña, por supuesto)

    ResponderEliminar
  48. Hola Vicky
    Más o menos eso es lo que hacemos todos, nos vamos a la otra tele y vemos lo que nos apetece.

    Buenas noches y muchos besos

    ResponderEliminar
  49. Hola don vito
    Yo también fui ligera de equipaje y me quedé en tu casa, espero sigamos leyéndonos.

    Besos

    ResponderEliminar
  50. Hola Aro
    Es como la vida misma, jajaj.
    Gracias por comentar y venis hasta aquí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. José Antonio, esa es la cuestión que haya armonía en las casas, pero tal como están las cosas es un poco complicado. Pero tu idea es genial y me parece muy acertada.
    Gracias por llegar hasta aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  52. Hola "su chico" muy acertado comentario, jajaja.
    Ya descubriste la razón de mi tristeza, cachisss yo que pensaba disimularla, jajja.
    Que va!!! en casa hay televisores por cabeza, pero antes, cuando había sólo dos cadenas, la comunicación era mucho mayor.
    Ahora se enciende la tele y zassss!!! nadie habla.

    Dos besos

    ResponderEliminar
  53. Qué bueno el microrelato, como la vida misma,
    me ha hecho reír de veras. De Cádiz tenías que ser, La cuna de la gracia y de la sal.
    Llegué hasta aquí por casualidad, a traves de otro blog porque leí Cádiz. Soy gaditana consorte, viví ahí bastantes años y soy una enamorada absoluta de LA TACITA.
    Besos. María.

    ResponderEliminar
  54. Hum, como no compren cuatro televisores, o sorteen el uso diario del control remoto, mal destino le veo a esa familia.

    Por suerte yo prefiero la radio.

    (te djo antes que alguien agarre el control antes que yo ) :)

    ResponderEliminar
  55. ¿Tú estás segura que no tiene nada que ver con la realidad? jajaja

    Ahora que lo que más me ha gustado es cómo habla el hijo de 15 años, eso de "ija que pezá" es muy bueno jajaja

    Esos tiempos en los que teníamos que levantarnos del sofá para cambiar de canal son casi de la prehistoria...

    Me reí mucho con tu entrada, realmente el que tiene el mando tiene el poder jajajaja

    Abrazos

    ResponderEliminar
  56. Efectivamente, como ya te han dicho, es la realidad de la vida de cualquier familia. Lo que pasa es que las soluciones también se han impuesto y nno han sido las de ponerse de acuerdo y las de no ver la tele sino la de que cada persona de la casa tenga su propia tele. Esto creo que ya es bastante real y, si no, la realidad se le parece mucho. Con lo cual se acabaron esos problemas, pero cada uno cada vez más solo y sin tener con quien comunicarse. Un beso

    ResponderEliminar
  57. Buenisimo, tal cual!!!

    Aunque pienso que el problema no es bendito control, no???

    Te dejo carinos y deseos de buena semana

    "Los buenos momentos se convierten en buenos recuerdos.
    Los malos momentos en buenas lecciones."

    ResponderEliminar
  58. Buenas noches Princesa. Pues: VALE, aunque creo que lo mejor es no ver la tele, o poquito y repartida, que solo son cuatro y la semana tiene siete dias, a dia por individuo ...., les sobran tres dias.
    Enfín creo que primero es el mútuo respeto y despues la "caja tonta".

    Un saludo grande

    ResponderEliminar
  59. Hola María
    Me agrada tenerte por aquí, es para mi un honor.
    Ven cuando puedas que siempre serás bienvenida.
    Mi intención era sacar una sonrisa de vuestros labios, algo que se da poco por el ritmo de vida que llevamos. Si lo conseguí, me siento muy orgullosa. Sólo estoy aprendiendo de vosotros, de todos vosotros.
    Suena bien eso de gaditana consorte...yo en realidad no soy nativa de aquí, pero también soy una enamorada de estas tierras por su luz y su armonía.
    Cádiz es mucho cádiz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  60. Hola Carlos.
    Yo tampoco veo casi nada de televisión, prefiero leer o escuchar música.
    Pero así es la vida en muchos hogares.
    Gracias por tu comentario y...viva la radio!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  61. Hola Javier...mi cocinero de primera, jajaja
    Es una pelea eso del mando, aunque ya creo que estamos acostumbrados y cada cual, al tener varios televisores, ve lo que quiere.

    Besos

    ResponderEliminar
  62. Antonio, tú lo has dicho.La solución existe, pero es triste la falta de comunicación. Antes todos reunidos y entre anuncio y anuncio, charlábamos y nos contábamos cosillas. En la actualidad como cada cual está en sus habitaciones, pues eso no se da.

    Gracias por comentar

    Besos

    ResponderEliminar
  63. Hola Abu, amiga
    No es la solución más idónea, pero es la que se implanta.

    Besos y bonita reflexión

    ResponderEliminar
  64. Hola Juan Antonio
    El respeto es lo que nunca se ha de perder.
    Lo que escribí es algo que se puede dar en muchas casas, pero también metí algo de exageración para hacerlo más cómico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

  65. Cuestan poco. Los televisores debieran venir con media docena de mandos a distancia. El consenso sería más rápido.
    Y tanta discusión cuando normalmente la única cadena buena es la cadena del váter.

    Saludos

    CR & LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  66. Jajajaj ñOCO Le bOLO muy ocurrente tu comentario, jajaj...la cadena del váter???
    Agradezco tu presencia que además ha sido divertida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  67. Si no existiera el mando, sería la misma guerra, pero desplazándonos a darle al botoncito. Eso sí, sería un tanto más trabajoso y "pezao".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...