Mi música


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

martes, 12 de octubre de 2010

La felicidad...

Andaba por las calles solitarias de una ciudad cómoda y acogedora cuando se encontró con un anciano, pelo canoso y arrugas en su piel.



Se detuvo a mirarlo porque esa imagen le parecía conocida, le recordaba a alguien, alguien muy lejano pero a la vez familiar


Le preguntó dónde podía ir a comer algo. Sólo era una excusa para entablar conversación.


El anciano lo miró fijamente y le contestó: _No creo que necesites mi ayuda, tú mismo sabrás encontrar los mejores restaurantes de la ciudad.


Se quedó un poco sorprendido ante tal respuesta y volvió a insistir: _no soy de aquí, simplemente llegué a la ciudad buscando un amor, buscando a una mujer que hace años dejé y ahora, después del tiempo, me di cuenta de que es a ella a quien amo.


El anciano ni se inmutó, porque conocía toda la historia, pero le dijo tranquilamente y con voz suave: _dejaste marchar el amor cuando lo tenías en las manos, lo dejaste marchar porque te impresionaron otros cuerpos, otros rostros; no percibiste el amor, el cariño que te profesaba. Ni ideas tenías de lo mucho que ella te amaba. Sólo buscabas placer en otras, sólo tus ansías de macho te hicieron partir. ¿Sabes lo que ella pudo sufrir por ti en silencio? ¿Sabes cuánto lloró tu partida?


El hombre no daba crédito a lo que estaba escuchando, parecía conocer la historia de su vida. Le preguntó: _ ¿me conoces de algo?


El anciano bajó la cabeza y contestó: _Si, pero por lo que se ve tú no me recuerdas. Soy LA FELICIDAD, esa que un día tuviste cuando tenías relación con tu amada. ¿Es qué acaso no recuerdas que te visitaba todas las noches mientras soñabas con ella? ¿Es qué acaso no me recuerdas cuando yo te despertaba por las mañanas para irte a trabajar y salías de tu cama lleno de paz, sosiego y amor? ¿Qué vienes buscando ahora?


Medio tembloroso el hombre respondió: _Me di cuenta de que la amo, de que sin ella no puedo vivir, mis días son terribles porque la añoro, porque la echo de menos. Quiero encontrarla.


LA FELICIDAD le dijo: _estuve contigo y no quisiste tenerme, te ayudé, te aconsejé pero no me hiciste caso; vete ahora y no enturbies la vida de ella porque se acomodó en los brazos de otro y yo soy el centro de su hogar.







58 comentarios:

  1. excelente relato. gran contenido y reflexión.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Duro relato.
    Se recoge lo que se siembra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Princesa,
    Passando para deixar um abraço apertadinho...

    Nanda

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia Princesa, con un corolario que no deja indiferente a nadie, creo.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  5. Precioso relato que hace uno pensar ,te deseo toda clase de felicidad
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una preciosa historia que a veces ocurre en la vida, tenemos nuestro amor delante y no nos damos cuenta de lo que le queremos hasta que lo perdemos, un fuerte abrazo desde Reinosa Princesa.

    ResponderEliminar
  7. Olá Princesa,

    Que texto mais actual e presente!

    E, infelizmente, sê-lo-á presente e actual para todo o sempre.

    Tantas vezes temos a Felicidade ao alcance da mão e simplesmente a desprezamos porque não nos apercebemos que ela estava ali mesmo!

    E quantas, e quantas vezes, não encontramos o Amor porque nos limitamos a olhar apenas para o nosso mundo, para dentro de nós, acreditando ser o centro de tudo, quando de facto não somos nada!

    E há oportunidade que não voltarão a surgir porque o vento as levou para bem longe!

    Bela História!

    Um abraço e até sempre,

    José Gonçalves
    (Guimarães)

    ResponderEliminar
  8. Bonita, tierna y magistral historia Princesa, a veces, despreciamos la felicidad cuando la tenemos delante de las narices y no sabemos verla.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pero qué bueno este microrelato Princesa, está genial. Lo que más me ha gustado ha sido el final porque me ha parecido un remate estupendo a la historia. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. Princesa, precioso relato y como dice, la felicidad no se ha de dejar nunca escapar ,pués no sabemos si volverá .

    Felicidad para ti.

    ResponderEliminar
  11. LA FELICIDAD le dijo: _estuve contigo y no quisiste tenerme, te ayudé, te aconsejé pero no me hiciste caso; vete ahora y no enturbies la vida de ella porque se acomodó en los brazos de otro y yo soy el centro de su hogar.

    Ayss, amiga, preciosa la entrada que invita a la reflexión y a darse cuenta de que hay que darse cuenta de las cosas en el momento oportuno, eso me recuerda a un proverbio árabe que dice así: "Si te detienes cada vez que un perro te ladra, nunca llegarás al final del camino".

    Me ha encantado la entrada, debería de aplicarse más a menudo a la cotidianeidad.
    Un abrazo lluvioso te mando amiga cercana en éste día tan.....raro, jajajaja.

    ResponderEliminar
  12. Toda la vida buscando la felicidad y cuando la encuentras descubres que estaba delante de ti, y muchas veces ya es demasiado tarde, y no solo en el amor, si no en la familia o en la amistad, un amistoso saludo.

    ResponderEliminar
  13. Ah ¿pero existe? Yo sólo he visto momentos felices :(

    ResponderEliminar
  14. Jolines, qué fuerte, y pesar que esto estará pasando todos los días. O sea, que habrá un montón de gente que se dará cuenta de lo que dejó atrás, de que ese era su verdadero amor y su auténtica felicidad y no los placeres y los cuerpos más atractivos. Hoy que somos tan materialistas, imagino que esto estará a la orden del día. Una pena que no sepamos ver dónde tenemos la felicidad, aunque esté delante de nuestras narices, mas que cuando ésta ha pasado y no puede volver. Besos!

    ResponderEliminar
  15. Te dejo la letra aquí. Te dejo la de J. Denver, pero no sé si te referías a la de Mocedades o a las dos al mismo tiempo. Bueno, si eso, ya me dices. Que la disfrutes!

    ANNIE’S SONG

    John Denver


    You fill up my senses
    like a night in the forest,
    like the mountains in springtime,
    like a walk in the rain,
    like a storm in the desert,
    like a sleepy blue ocean.
    You fill up my senses,
    come fill me again.

    Come let me love you,
    let me give my life to you,
    let me drown in your laughter,
    let me die in your arms,
    let me lay down beside you,
    let me always be with you.
    Come let me love you,
    come love me again.

    Let me give my life to you,
    come let me love you,
    come love me again.

    You fill up my senses
    like a night in the forest,
    like the mountains in springtime,
    like a walk in the rain,
    like a storm in the desert,
    like a sleepy blue ocean.
    You fill up my senses,
    come fill me again.

    ResponderEliminar
  16. La felicidad ¿eso qué es?
    En fin, no seguiré, porque te pondría mal cuerpo y eso no te hace falta, que ya te bastas tu solita.
    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Chiquilla, jajaj, pensé que te daba pereza escribir la letra, jajaja, que no tengo la cabeza hoy para muchos miramientos Princesa!!!

    En fin, ya te la escribo traducida en un ratillo. Besos!

    ResponderEliminar
  18. Hola reltih.
    Gracias por dejar tu comentario en este blog donde sólo intento aprender de todos vosotros. Tus palabras me animan. Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Exacto Mercedes, se recoge lo que se siembra...pena que no nos demos cuanta antes.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola Nanda, amiga
    Echo en falta escritos o pensamientos en tu blog, pero esperaré.

    Yo también te dejo besos y feliz resto de semana

    ResponderEliminar
  21. Hola Luis
    La verdad es que mi hija necesitaba un microrelato y como me gusta escribir, que no es lo mismo que lo haga bien, pues me ofrecí a hacérselo a altas horas de la madrugada. Pero ella feliz y contenta, que es lo importante.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola MIESFE gracias por tus palabras. Yo también te deseo todo lo mejor del mundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola José, espero que te haya gustado, ya, como dije antes, mi hija me la pidió y yo no pude contener las ganas de escribirla.
    Efectivamente la felicidad o los momentos de felicidad lo tenemos delante nuestra y por buscar otros placeres, otras diversiones, dejamos pasar lo que realmente es bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola Cipriano.
    Es que a veces la nariz nos engaña y nos juega malas pasadas, pero sólo es cuestión de saber ver.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Holaaa Marcos
    Pues mira la verdad es que tenía que escribir sobre la felicidad y surgió eso. El final era el esperado, para nada ella iba a estar esperándolo a él. No crees?

    Besos sinatristas...

    ResponderEliminar
  26. Todos buscamos la felicidad directa o indirectamente. Desgraciadamente los hombres tenemos como unos antifaces que a veces no nos deja ver la realidad. Con el transcurrir de los años y quitándonos el antifaz algunos vemos la felicidad y otros no, pero si la ves a menudo ya es tarde. Saludos

    ResponderEliminar
  27. Hola Pakiba
    Efectivamente la felicidad está en nuestras manos y no podemos dejarla marchar.

    Besos desde esta tierra llena de luz

    ResponderEliminar
  28. Hola Conchi
    Me alegra tenerte por aquí porque siempre tienes buenas reflexiones y pensamientos.
    Nunca había escuchado ese proverbio árabe, pero me ha gustado...hay que tenerlo en cuenta.

    Gracias y besos

    ResponderEliminar

  29. La felicidad es un estado transitorio. Si pasa a nuestro lado, debemos atraparla.

    Saludos

    CR & LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  30. Hola Mamé, reitero mis felicitaciones por tu cumpleaños.
    Y es cierto, muchas veces buscamos incansablemente la felicidad y mira por donde la tenemos delante de nuestras narices.
    Nunca hay que ir más allá ni dejarnos deslumbras por cosas insignificantes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Alfonso, jajaj. Me lo has tiradi por tierra todo, jajaj. Es broma.
    Estoy de acuerdo contigo, la felicidad son sólo momentos y por ellos hay que vivir el presente.

    Saludillos

    ResponderEliminar
  32. Hola Jota..., jajajaj
    Pues si, esa felicidad a veces la dejamos escapar por cosas materiales, por insignificancias que verdaderamente no tienen ningún valor...pero así somos.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  33. Jota, jajaja, jajajaja ya te vale chiquillo, jajjaj
    No te comento nada más. Sólo sigo riéndome de tus ocurrencias.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  34. Parkerazul
    La felicidad no existe, son sólo momentos y tú siempre me lo dices.
    Dónde estás que no te veo?
    Ainsss

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  35. Hola Fernando, gracias por entrar y comentar. Eso me ayuda a seguir creciendo.
    La felicidad, esa que todos buscamos y que a veces nos la encontramos ya lejos.
    Muchas personas deberían quitarse esa antifaz que no les deja ver claramente lo que tienen, más cuando ya lo ven quizás sea tarde.

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Hola Ñoco.
    Me ha gustado mucho tu reflexión, porque ciertamente la felicidad sólo es transitoria y cuando la encontramos debemos apearnos y disfrutarla.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. Ahí lo llevas, aquí te dejo la letra de la canción en español. Perdona que no te la haya dejado más rápidamente pero es que me gusta escuchar un par de programas en la TV en inglés que empiezan a partir de las once menos algo todas las noches y han acabado ahora mismo. A ver si ahora va la buena, jajaja.

    ANNIE’S SONG
    (Traducida al español)

    John Denver


    Tú llenas mis sentidos
    como una noche en el bosque,
    como las montañas en primavera,
    como un paseo bajo la lluvia,
    como una tormenta en el desierto,
    como un tranquilo mar azul.

    Ven, déjame amarte,
    déjame darte mi vida,
    déjame ahogarme en tu risa,
    déjame morir en tus brazos,
    déjame ponerme a tu lado,
    déjame estar siempre contigo.
    Ven, déjame amarte,
    ven a amarme otra vez.

    Déjame darte mi vida,
    ven, déjame amarte,
    ven a amarme otra vez.

    Tú llenas mis sentidos
    como una noche en el bosque,
    como las montañas en primavera,
    como un paseo bajo la lluvia,
    como una tormenta en el desierto,
    como un tranquilo mar azul.
    Tú llenas mis sentidos,
    ven, lléname otra vez.

    ResponderEliminar
  38. Gracias Jota
    La letra es muy bonita.
    La leeré con atención otro día.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  39. La felicidad tenia que ser obligatoria de por vida y sin condiciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Hola Jesús
    Ojala fuera así, sería todo maravilloso pero la verdad es que las cosas no son de tal forma.
    Tampoco creo en la felicidad continua, pero si en la lucha, en el tesón por conseguirla. Por desgracia en esta vida no podemos acomodarnos y esperar que las cosas sucedan sin más, hay que pelearlas, lucharlas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  41. "Medio tembloroso el hombre respondió: _Me di cuenta de que la amo, de que sin ella no puedo vivir, mis días son terribles porque la añoro, porque la echo de menos. Quiero encontrarla"

    Bonito relato. Cuantas personas no encuentran o pierden el amor, quizás porque buscan o no valoran lo que es.

    «Amar es encontrar en la felicidad de otr@ tu propia felicidad» Gottfried Leibniz

    Si quieres que te amen, si quieres cariño, si buscas la persona adecuada solo físicamente, si buscas tu media naranja... seguramente estarás solo mucho tiempo. Aprende a amar sin esperar nada a cambio, aprende a dar cariño incluso a quien te desprecie, aprende a mirar más allá de un cuerpo o un rostro bonito (o feo), fíjate en los limones, los plátanos, todas las frutas son buenas.

    Gracias por pasarte por mi blog y por hacerte seguidora de este humilde caminante. Un saludo, Ibso.

    P.D.: me intereso lo que he leído así que, con tu permiso, también te seguiré durante un tiempito.

    ResponderEliminar
  42. Felicidad es leer tu bonito texto que me tanto llena, felicidad es pasar por tu bello blog que me alegra, felicidad es poder seguir leyendo tus letras, felicidad es tener tu amistad.
    que tengas una bonita semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  43. Hola Ibso
    Encantada de tenerte por aquí. Gracias por esas palabras que dedicas a esta entrada. Intento aprender y me ayuda leeros.
    Es cierto, cuando se ama de verdad lo más importante es la felicidad del otro, entonces ya podemos ser feliz.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  44. Gracias Ricardo por esas palabras tan bellas.Espero seguir leyéndote y participar en tu blog.

    Un beso

    ResponderEliminar
  45. Anciana felicidad versus joven apetencia

    ¡Uff!, princesa

    Dos besos
    al + mc

    ResponderEliminar
  46. Bello relato, Princesa. Saludos.

    ResponderEliminar
  47. Precioso relato.Una de las cosas de las que no nos damos cuenta es que vamos buscando la felicidad a través de otros cuando ella siempre nos acompaña. Solo hay que escucharla. Que consejera que soy!!! si yo misma hasta me cuesta. La teoria me sale redonda. besitos.

    ResponderEliminar
  48. Nunca imaginé la felcicidad personificada en un anciano, es muy curiosa tu historia.

    Cuántas veces pasa la felicidad por nuestro lado y dejamos que se evapore pensando en otras cosas, sin ver lo verdaderamente importante, sin reparar en lo tiene peso en nuestras vidas.

    Espero que tengas un buen fin de semana

    Abrazos

    ResponderEliminar
  49. Hola Princesa.Muy boniro relato y su moraleja.
    hay que saber amar para que la felicidad anide en nosotros, por eso muchas veces se escapa, la maltratamos .
    Que pases un buen fin de semana
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  50. simplemente...¡Magistral! Una magnífica lección de vida. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Gracias "su chico" por dejar tu comentario.
    No creo que la felicidad tenga edad, es para todos igual

    Dos besos

    ResponderEliminar
  52. Gracias Aro, espero que te haya gustado
    Sólo fue un trabajo que tenía que realizar mi hija sobre la felicidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Hola Jovita, espero que estés bien.
    Mira la teoría nos la sabemos todos de memoria pero, como bien dices, la práctica es mucho más complicada. Hay que intentarlo.

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  54. Hola Javier
    Gracias por entrar y dejar tu comentario. Es cierto, a veces tenemos la felicidad en nuestras narices y no nos damos cuenta hasta que la perdemos.

    Oído cocina, jajaja

    Abrazos

    ResponderEliminar
  55. Hola Sor Cecilia
    Qué dulzura de palabras!!! Gracias, de verdad muchas gracias por todos esos consejos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Hola Alma, gracias amiga
    Espero de corazón que te haya gustado y también el mensaje que lleva encerrado.

    Besos

    ResponderEliminar
  57. Buenisimo,leerlo y reflexionarlo!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  58. Hermoso relato, Princesa. Inconstantes, de una forma veleidosa y mundana, buscamos el placer, nos cegamos ante sucedaneos de felicidad y a veces, de forma lamentable, dejamos escapar la oportunidad de ser auténticamente felices, sin darnos cuenta de lo que perdemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...